Reflexión

El control y autocontrol son consecuencias de que tanto se conoce una persona asimismo, a partir de la experiencia y de sus referentes familiares, así como de su control a la frustración y a la capacidad de resolver situaciones o problemas imprevistos. 

Parte de ello es entender y admitir el nivel de vulnerabilidad que tiene cada persona, así como la conciencia de los momentos en los que el control se empieza a perder, las situaciones o los factores que los detonan. 

El carácter influye mucho no solo en la toma de decisiones sino también en las relaciones interpersonales que se llegan a establecer, pues de ello depende la percepción que se genera y lo que se quiere transmitir a las demás personas. 

De manera personal uno de los aspectos que me han servido fue la creación y el seguimiento del manifiesto que cada día me recuerdan lo que debo hacer y no perder de vista los pequeños detalles. 

Tomando decisiones

De manera general y con pleno conocimiento de causa puedo asegurar que la mayor parte de mi vida me he enfrentado a parálisis por análisis, ante ello he dejado pasar oportunidades muy importantes en mi vida personal, laboral y académica, y como consecuencia de ello he tomado decisiones precipitadas sin considerar las consecuencias ni riesgos pese a tener el tiempo suficiente para su valoración. 

Pros y contras, pueden ser muchos o pocos pero nunca han sido suficientes para permitirme tomar una decisión sin sentirme presionado o con temor permanente a equivocarme, siempre tiendo a creer que ese es un riesgo o tal vez pueda llegar a convertirse en un autosabotaje y en algunas ocasiones llego a solicitar ayuda para decidir. 

A veces llego a pensar tanto y a analizar la situación que simplemente todo termina en una decisión por inmovilismo o intuición. 

En fin, la mayor parte del tiempo cuando son decisiones menores que no implican grandes responsabilidades ni consecuencias que pudieran generar mayores conflictos o problemas puedo decir que siempre analizo y pienso cuales pueden ser mis opciones.

  

Inteligencias múltiples

Todos queremos ser los mejores en todo, es una de las máximas actuales, pero va más allá de querer ser a serlo, no basta  con tener ganas de realizar las cosas, sino se requiere talento e inteligencia, idealizar no es suficiente. 

La primera vez que oí hablar de la inteligencia emocional fue en la secundaria cuando un profesor nos dejo leer el libro de Daniel Coleman, me pareció maravilloso, y lo entendí como si fuera una frase del súper héroe mexicano llamado Kalimán “ El que domina la mente lo domina todo”. 

Con el paso del tiempo entendí que no es fácil determinar cuál es la inteligencia que tengo y de pronto no preciso hondar en ello, en toda mi vida he sido muy disperso y hasta la fecha lo sigo siendo, sigo buscando mi lugar, los test me indican que mis mejores puntajes van en lo interpersonal y lo intrapersonal, pero eso no me sirve mucho para tocar un instrumento y tampoco para bailar, sé que es no es indispensable pero siempre he querido hacerlo bien.

Lastimosamente también recuerdo cuando una persona cercana se inscribió a un certamen de belleza y el único requisito en la convocatoria era el de exponer o presentar algún talento, lamentablemente la frustración y desesperación se hizo presente, “No  sé cuál es mi talento, creo que no tengo ningún talento”. Creo que en ese caso le habría venido bien presentar algún texto o un ensayo referente a la inteligencia interpersonal, como justificante ante la carencia de talentos artísticos, culturales o deportivos. 

Gente tóxica

Sin duda alguna hay más perfiles de gente toxica o gente negativa que en algunos casos sin saberlo buscan un beneficio con su actitud o ya establecido con un estilo de vida, al leer cada uno de los ejemplos de clase, con descripciones amplias y precisas, puedo entender que no solo existen actitudes tóxicas, sino personas con diversos problemas psicológicos que se hace evidentes mediante acciones o que se detonan con personas diferentes o en contextos distintos. 

Mete culpas

Envidioso

Descalificador

Agresivo verbal

Falso

Psicópata

Mediocre

Chismoso

Jefe Autoritario

Neurotico

Manipulador

Orgulloso

Quejoso

Gente tóxica

Lo ideal es alejarse de las personas tóxicas, si no hay opción hacerles frente.

En la actualidad está muy de moda el término de novia o novio tóxico que no es más que un conjunto de emociones asociadas a los celos, manipulación y maltrato, cuestiones romantizadas por las redes sociales, sin embargo representan números rojos por violencia. 

En algún momento hemos asumido actitudes tóxicas y negativas, quizá sin darnos cuenta, con el paso del tiempo estás actitudes se normalizan afectando el desarrollo profesional, académico y personal, en mi caso tengo una batalla constante con la mediocridad, con dejar las cosas a medias o mal hechas, haciéndolas solo por cumplir y no generando nada positivo. 

En México hay una frase para detectar actitudes tóxicas y lo más importante, es reveladora y de autoconocimiento para entender lo malo de las personas y lo propio: “Lo que te choca, te checa”. 

48 leyes del poder

Sin duda alguna este libro es un gran referente en el ejercicio del liderazgo en cualquiera de sus ámbitos, en la actualidad muchas de las leyes descritas en el libro son atemporales y permanentes pero la de aplastar al enemigo puede considerarse fuera de tiempo para su ejercicio, sin embargo conocerlas es importante como parte de un manual para no caer con alguien que si esté dispuesto a aplicarlas y conocer muchos ejemplos. 

Robert Greene autor de las 48 leyes del poder escribió este texto en 1988, producto de una investigaciones basada en distintos libros de política o manuales, así como en perfiles de distintos líderes a lo largo de la historia. 

Respecto al autor y al texto mucho se ha dicho, mucho se ha hablado, pues también es considerado como un manual o guía moderno de emprendimiento para lograr objetivos, es un libro bastante revelador, con suficiente teoría y ejemplos de la aplicación de cada una de las leyes 

Más allá de su aplicación o ejercicio, yo lo considero como un gran resumen para entender y comprender el actuar de algunas personas a lo largo de la historia, obviamente no todos los que leen el libro o saben de su existencia lo ponen en práctica, aunque algunos saben más que otros pero no siempre en franca competencia aplicando cada uno de los postulados, siendo así no tendrían efectividad.

En mi caso, las leyes que más me han llamado la atención o con las cuales vi algún punto de coincidencia y que en alguna parte de mi vida la he aplicado sin saberlo. 

Ley nº 3.- Disimule sus intenciones

Ley nº 4.- Diga siempre menos de lo necesario

Ley nº 5.- Casi todo depende de su prestigio; defiéndalo a muerte

Ley nº 30.- Haga que sus logros parezcan no requerir esfuerzos

Ley nº 38.- Piense como quiera, pero compórtese como los demás

Ley nº 46.- Nunca se muestre demasiado perfecto

Ley nº 47.- No vaya más allá de su objetivo original; al triunfar, aprenda cuándo detenerse

Ley nº 48.- Sea cambiante en su forma

Ley nº 40.- Menosprecie lo que es gratuito

Otras leyes en las cuales considero pertinente tener conocimiento pero que en mi caso no estoy de acuerdo en aplicarlas, independientemente del contexto. 

Ley nº 6.- Busque llamar la atención a cualquier precio

Ley nº 8.- Haga que la gente vaya hacia usted y, de ser necesario, utilice la carnada más adecuada para lograrlo

Ley nº 14.- Muéstrese como un amigo pero actúe como un espía

Ley nº 15.- Aplaste por completo a su enemigo

Ley nº 24.- Desempeñe el papel de cortesano perfecto

Ley nº 27.- Juegue con la necesidad de la gente de tener fe en algo, para conseguir seguidores incondicionales

Delegar o pedir favores

Sin duda alguna delegar es una de las tareas más complejas que existen, no solo en el ámbito del liderazgo o profesional, si no de manera general en todos los ámbitos de nuestra vida. 

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, delegar “dicho de una persona autorizar [a otra] para que haga algo en su lugar’, pero no solo es autorizar a alguien para realizar una actividad o una tarea, sino por toda la responsabilidad que conlleva para ambas partes y por el nivel de compromiso para afrontar cada una de las consecuencias resultantes. 

Esto debido a que de manera general implica tomar decisiones, hacer uso de la confianza y tiempo de otra persona, pero hay que definir muy bien el contexto, debido a que tal vez delegar no signifique pedir un favor, sino implique estar inmerso en cuestiones laborales que tengan un compromiso económico o monetario. 

Hago mención de ello debido a que dependiendo de la situación puede ser el nivel de compromiso y responsabilidad, en dado caso de que las cosas salgan bien o haya que resolver situaciones imprevistas. 

Recuerdo un par de situaciones en las que me vi involucrado hace tiempo, en el primer de los casos delegué a un amigo la responsabilidad de apoyarme con la entrega de un pedido de mezcal, dado que yo no tenía manera de comunicarme con el cliente y solo era una cita concertada por terceras personas. 

Durante varias horas perdí contacto con mi amigo, supe de él por otros amigos que me dijeron que lo vieron en estado de ebriedad, esto me generó un gran conflicto al no saber si había hecho la entrega del pedido, si había recibido el dinero, o que había pasado. 

Pensé mil cosas, pasé de la desesperación al enojo, sin embargo tampoco podía exigir más por que era un favor el que me habían hecho, decidí calmarme y esperar al otro día para buscar el contacto. 

Mi amigo me buscó por la mañana para hacerme la entrega del dinero, se disculpó por no llamarme el día anterior y argumentó que se había perdido su teléfono. Me dijo que el cliente era un amigo de la infancia y que decidieron después de la entrega comer juntos y después irse de fiesta. 

Al final solo quedó como una anécdota y como una buena referencia, pues aunque mi amigo afianzó la relación comercial con la entrega de más producto, decidí ya no pedir más favores y pagar para que alguien realice esa actividad. 

Saber delegar es una tarea difícil para quien tiene que realizar una actividad, pero lo más importante es que para cada situación es diferente, todo depende del contexto y del nivel de compromiso entre las partes, ya que el tiempo es un recurso invaluable, para lo cual siempre debe existir una retribución, cuando se delega a un compañero de trabajo o a un empleado hay una escala de mando que se debe cumplir. 

Aunque parezca una anécdota bastante simple, mi madre delegó en mi hermano la responsabilidad de comprar cilantro y él llevó perejil, lo que complicó la situación ya que por la distancia y el horario no pudo regresar al mercado para hacer el cambio, esto derivó en que mi madre decidió no cocinar y comprar unas pizzas. 

Importancia del networking

Sin duda alguna el manejo de redes sociales profesionales, así como de páginas web y aplicaciones, son importantes en la actualidad, pues no solo generar contenido, sino también es un valuarte en la creación de una marca personal y permite la generación de vinculos laborales. 

En mi caso nunca he utilizado una red social profesional, hasta el momento solo me había ceñido mis redes sociales personales, en las cuales solo publico memes, videos, noticias o cuestiones personales, que poco o nada tienen que ver con mi labor profesional. 

Después de la revisión de esta materia y de las que he tenido a lo largo del Master en Comunicación Transmedia me he dado cuenta de la importancia de construir una imagen personal y profesional, así como la generación y difusion de contenido profesional que sea interesante que permita interacción y vinculación con el sector. 

Hasta el momento tampoco me había preocupado y ocupado por pertenecer a una red de profesionales o formar parte de un gremio con mis propios intereses profesionales, muy independiente de mis hobbies, de la colección de Hot Whells, del beisbol y mi afición a Star Wars, o de solo seguir publicaciones específicas en Instagram. Ahora tengo una perspectiva diferente de ello. 

Mi labor de manera general siempre ha sido de difusión externa, en el periodismo, en la comunicación política y en la comunicación institucional, nunca habia sido mi proridad ni había considerado generar una marca personal propia, ni una red profesional más allá de las personas con las que he trabajado o profesores. 

Pongo aconsideración un currilum con un formato que que tengo desde hace varios años, el cual no había cambiado hasta ahora.

Opté por un diseño un tanto clásico pero más fácil de leer, aunque seguiré buscando alternativas para generar documentos profesionales, textos y artículos relacionados con mis actividades profesionales y abriré mi cuenta de Linkedin, admito que será la primera vez que ingrese en una plataforma profesional. 

Liderazgo

Bobo

Nadie sabe a ciencia cierta de dónde vino y a dónde fue, algunos decían que provenía de la vieja ciudad de San Juan de los Remedios, huérfano de padre y madre, criado y educado en el viejo monasterio de la Iglesia del Carmen, por oficio y obligación debía tañer las campanas para llamar a misa e indicar la hora, parecería que nunca olvidó su labor, sí es que así fue, pues siempre corría por las calles de la Habana Vieja golpeando la pared con una sartén, señal que indicaba el fin de la jornada escolar de los niños.

De sus generales no se supo nada, así que lo bautizamos como “Bobo”, su edad era indescifrable, pues no aparentaba ser joven pero tampoco maduro y mucho menos viejo, algunos afirmaban que desde que su llegada al Barrio de Lawton, se conservaba igual.

Nunca se le conoció un trabajo serio y formal, a veces trabajaba de gritón en las guaguas de la ruta 23, cuando se hartaba del mismo paisaje urbano cambiaba a la 24 y viceversa, en ocasiones barría las calles o se la pasaba lavando platos en un pequeño restaurante para turistas sin dinero. Siempre andaba bien comido e incluso se daba algunos lujos casi imposibles para todos nosotros.

Su blanca dentadura y sus ojos juguetones rompían la complicidad que fraguaba con la negra noche que ni con luna llena se le podía ubicar. Era pequeño y delgado, tenía aspecto simiesco, brazos largos y delgados, pies grandes y regordetes, lampiño, con unas entradas prominentes que parecían perforarle su deforme cráneo, muy por encima estaban sus enroscados alambres que bien podrían ser una trampa mortal para cualquier mosca.

Era portador de una incomoda amabilidad y de un exagerado sentido del humor que sólo los locos pueden ostentar con una maestría indescriptible. Su risa cimbraba por igual las viejas casas de la calle de San Francisco, algunos perros aullaban, otros ladraban y algunos más se mostraban indiferentes, como si con ignorarlo podría desaparecer su presencia y apresurar su olvido.
Su jornada laboral se empalmaba con nuestro horario escolar, iba por nosotros a la escuela, nos llevaba dulces y chocolates, caminábamos o corríamos a diario por la calle de San Francisco desde Porvenir hasta terminar con nuestra loca carrera en, el mal nombrado, rió de la Guayabita que parecía más un arroyuelo seco. Al otro lado había un terreno baldío que utilizábamos como campo de béisbol.

Pasábamos horas y horas jugando a pesar del inmenso calor, Bobo era el encargado de dirigir nuestros complicados partidos, en ocasiones cortaba algunas ramas y las tallaba con tanto esmero que se asemejaban a un bate, con astillas, también apretaba pedazos de tela con aceite automotriz para simular una pelota, siempre llegué a creer que era un genio loco que había cruzado la diminuta barrera entre la inteligencia y la estupidez, sin haberse dado cuenta, con su despampanante talento pudo haber triunfado fuera de nuestros límites.

Al caer la tarde y nuestras energías nos íbamos caminando al malecón, al no poder comprar ningún helado ni refresco, comíamos con gusto los dulces que Bobo nos daba a manos llenas. Los mayores y los policías siempre veían con temor y desprecio a nuestro gran amigo Bobo, al pasar por las calles lo insultaban y en ocasiones hasta lo apedreaban con tan mala puntería que nosotros pagábamos con creces el aprecio de tan excéntrico personaje. Tal vez su único error fue haber sido diferente, el único delito para ser señalado y perseguido hasta el fin de su vida. Nunca se le vio triste, al término de cada palabra siempre esbozaba una sonrisa que dejaba desnuda su prominente dentadura y carnosa encía.

Al llegar al barrio nos sentábamos en un corredor viejo y húmedo, justo frente a la panadería Tosca, rodeábamos a Bobo que como el mejor de los maestros asumía su papel con aire de sublime grandeza. De sus misteriosas bolsas sacaba una botella a medias de Bucanero y un puro que alguno de nosotros presuroso lo prendía. En ese momento un hálito bohemio impregnaba el ambiente, nos hablaba de la vida, del exterior y también nos contaba historias fantásticas o anécdotas por demás inverosímiles pero interesantes. Ese instante breve y mágico se convertía en un universo paralelo, para nosotros no había nadie más en la calle, nada importaba, echábamos a volar nuestra imaginación y encendíamos nuestros sueños.

Todos hablábamos por igual pero nadie lo hacia con la facilidad de Bobo, siempre sacaba a relucir las historias de los guijes, duendes incapaces de hacer daño, juguetones y traviesos amigos de los niños y locos. Decía que le daban dulces y en ocasiones dinero, alguna vez llego a decir que un hombrecito le dio unos centenes a guardar. No le creímos hasta que enfadado sacó de su bolsillo remendado una hermosa moneda dorada, prueba de su aventura con un guije. Cada noche le pedíamos que nos relatara una y otra vez su historia, hasta que llegaba la hora de partir.

Siempre le tuvimos un inconmensurable respeto, ese respeto que se pierde con los años, que nos divide entre unos y otros.
Un día después de la rutina habitual en el campo, el malecón y el corredor, nos sentimos extraños, dejamos de soñar, de imaginar, de ser niños y locos. Perdimos la inocencia y con ella a Bobo que nunca volvió.

Tribu

De acuerdo a la RAE, la tribu se define como un grupo social primitivo de un mismo origen, real o supuesto, cuyos miembros suelen tener en común usos y costumbres

Tribu.  Entre la amplitud del concepto de tribu existen algunas variables, como lo son las tribus urbanas, consideradas como grupos de individuos con alguna característica común, especialmente las pandillas juveniles violentas.

 

Entre la amplia clasificación de tribus urbanas existe una denominada “Emos”, surgida a mediados de la década de 1980 en Estados Unidos y asociada principalmente al género musical hardcore y punk. Además de contar con un estilo de indumentaria y de actitud destacada por psicopatologías y potencializada por la música.

 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, realizó una investigación para abordar el fenómeno “Emo” que impactó a la sociedad mexicana durante la primer década de este siglo, el “Estudio sobre el grupo social de los jóvenes emos” encabezado por Patricia Rizo Morales, refiere que las tribus urbanas representan un refugio que acoge a jóvenes y les da un sentido de pertenencia ante la ruptura de lazos familiares o fracasos para insertarse en otros ámbitos sociales, es decir “un sustituto familiar”.

 

Las tribus urbanas en México siempre han tenido un enfoque marginal, que van desde cuestiones económicas, políticas y sociales, hasta aspectos físicos, sin embargo los “Emos”, ocuparon especial atención de los medios de comunicación, si bien parte de su filosofía de vida está orientada a escuchar música depresiva y de la autoagresión, los “Emos” se convirtieron en blanco de ataque de tribus urbanas como: darketos, góticos, punks y rockers.

 

En un primer aspecto fueron señalados por invadir espacios en distintas partes de la Ciudad de México pero el señalamiento fue en aumento a distintas partes del país y fue reforzado con acusaciones por la falta de identidad e ideología, superficiales, consumistas, depresivos, individualistas y de no representar un movimiento contracultural.

 

A grandes rasgos los “Emos” tienen una falla en la identificación psicosexual, que destaca una apariencia andrógina, problemas de autoestima y un deseo permanente y latente por el suicidio.

 

El inicio y fin de la tribu urbana de los “Emos” en México se dio con grupos musicales.

 

 

http://https://www.youtube.com/watch?v=EouLMhd2O54

https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Informes/Especiales/2009_emos_1.pdf

De la crítica al aprecio

 

  1. En la última semana cuántas veces recuerdas lo siguiente:

1.1 Has criticado algo o a alguien: De manera considerable sí

1.2 Has apreciado a alguien: Desde luego

 

A consideración de evitar la crítica a cuestiones administrativas y políticas propias de un país y que tienen especial importancia e impacto en la economía popular. Asimismo la mayor cantidad de la crítica la he realizado en función a la percepción de noticias, por la situación que se vive actualmente ante la pandemia del Covid 19, así como por el sentir de amigos, familiares y conocidos.

Dificilmente se puede evitar una crítica hacia las administraciones públicas y su desempeño, cuando tienen en sus manos el desarrollo de un país el mejoramiento de las condiciones de vida de tantas personas, o en caso contrario la ruina para cientos de miles de personas, situación que va escalando en los distintos órdenes de gobierno. Podría parafrasear a Lincoln respecto a las acciones que haría cualquier otra persona en circunstancias similares, pero no solo es evadir las consencuencias, si no también es una justificación.

 

Un sentido de propia importancia.

Sin duda alguna es un aspecto necesario a destacar, en mi comunidad el saludo se da de palabra y a la distancia, sin que sea necesario conocer a las personas, basta solo un movimiento con el dorso de la mano, para mostrar el saludos, o simplemente hacer un leve movimiento con la cabeza hacia abajo a manera de respeto.

El inicio de las conversaciones y frases básicas para establecer contacto se puede aplicar el clima, cuestiones noticiosas y temas de actualidad como es la salud. Tres aspectos importantes a considerar de las reglas fundamentales de Dale Carnige, comenzando por mostrar un interés genuino en las otras personas, además de conversar en términos de los intereses de la otra persona y sonreir.